Principios del Club

La práctica del deporte es un ejercicio sano, saludable y positivo para el individuo que ayuda a comprendernos mejor y a relacionarnos con otras personas. Los principales valores son el esfuerzo, trabajo en equipo, la solidaridad, el respeto, la igualdad, la diversión, el juego limpio y la respuesta de manera positiva y crítica ante las adversidades y resultados de los retos.

El CLUB WATERPOLO TURIA se presenta como un modelo referente de club deportivo en la ciudad de Valencia y su provincia para el fomento y la práctica del waterpolo.

Esta práctica de waterpolo se plantea como una doble finalidad, la lúdica y la competitiva. Entre la primera prevalece el placer de participar en actividades físicas, de mejorar las propias posibilidades motrices y de descubrir nuevas experiencias relativas al cuerpo y al movimiento. Entre la segunda finalidad se comparte con el deseo de optimizar las capacidades motrices como forma de mejora personal, pero también para la obtención de unos determinados resultados en la competición deportiva.

No obstante, en el club no se olvida que la mayor parte de los jugadores están en edad escolar por lo que tras cada trimestre estos deben presentar sus notas académicas al equipo técnico de forma que estos puedan observar que compatibilizan de forma adecuada la práctica del deporte WP y el curso académico que cursen.

Objetivos generales del Club

El principal objetivo es el deportivo, situar el waterpolo valenciano como referente nacional, con la práctica regular y continuada del waterpolo, con la intención de la alcanzar y mantenerse a través de la práctica deportiva competitiva en los máximos niveles de competición en cada una de las categorías: infantil, cadete, juvenil y absoluta (senior). Además de crear y mantener una cantera de jugadores capaces de alcanzar niveles competitivos en el CD.WATERPOLO TURIA.

Otro de los objetivos que nos proponemos es el integrar el deporte en edad escolar, adaptando la práctica de la actividad física y del deporte, especialmente la competición, a las finalidades y necesidades de cada etapa educativa.

El tercer objetivo educativo, la actividad deportiva del waterpolo como hábito saludable, de refuerzo de los valores educativos y sociales.

Y por último como objetivo social, con la práctica de un deporte minoritario al alcance de todos y con la inclusión y el fomento de la práctica femenina en todas las categorías.